share

sábado, 29 de junio de 2013

Arquitectura - Agua - Bangladesh

Arquitectura - Agua - Bangladesh
publicado en BArq

El agua es sin duda un elemento esencial en la vida de Bangladesh y, como tal, goza de un puesto privilegiado en el imaginario colectivo de sus gentes. Todo el país es un delta en el que desembocan 52 ríos que nacen en el Himalaya y que a través del territorio bengalí llegan al golfo de Bengala. Desafortunadamente en la capital Daca se ha llevado a cabo un desarrollo urbano en el que no se han respetado las características originales del territorio y en ausencia de un plan regulador adecuado y sensato, ha sufrido el constante aumento demográfico sin saber afrontar el caos urbano generado por la pobreza y las diferencias sociales. Actualmente es una metrópolis con una superficie de más de 300 kilómetros cuadrados de los que sólo un 5% se dedica a espacios verdes.
Una nueva tendencia de los últimos años está llevando las experimentaciones de varios arquitectos bengalíes hacia una mayor conciencia del valor de la propia tierra en cuanto patrimonio que se ha de preservar, en cuanto recurso y rasgo característico. Destaca el trabajo del estudio Shatotto, a cuyo frente está el arquitecto Rafiq Azam.
Exponente de una nueva arquitectura que fusiona los elementos naturales con el cemento, Rafiq Azam finalizó en 2010 su última vivienda en el centro de Daca, en Bangladesh.
“Mi estudio se llama Shatotto, architecture for green living, porque nosotros damos valor a la ventilación natural, a los beneficios del agua, de la presencia de la naturaleza, con el objetivo de reducir el consumo de energía, de electricidad y así la contaminación causada por los combustibles. Otro tema sumamente importante para nosotros, que trabajamos en Bangladesh, es el de la selección de los materiales ya que tenemos que tener en cuenta la disponibilidad, la posibilidad de conseguirlos y el hecho de que debemos enfrentarnos con el territorio. La vida en nuestro país, de hecho, está influenciada en modo particular por el clima y además nos encontramos en una zona sísmica, con una población muy numerosa en un territorio limitado. Por ello, considerando cada uno de estos aspectos, yo prefiero utilizar principalmente dos materiales, el cemento y el ladrillo, que además de estar estrechamente ligados a la historia y a la sociología, ofrecen ventajas en términos de resistencia contra los agentes atmosféricos y contra los terremotos.”
“El paisaje de Daca se está transformando muchísimo a causa del tráfico, del crecimiento demográfico por la falta de trabajo en los pueblos y por la consecuente migración de la población hacia la ciudad en búsqueda de nuevas oportunidades. De esta manera la capital, así como otras realidades urbanas, se ha vuelto cada vez más hacinada. Afortunadamente los bengalíes estamos comenzando a comprender que nuestro país necesita del verde urgentemente para poder construir una sociedad sostenible.
Es por ello que los arquitectos de hoy se están volviendo activistas. La arquitectura no es simplemente una afirmación de la personalidad propia, sino la expresión de toda una sociedad, se trata de un fenómeno colectivo. Basado en ello he comenzado a pensar que nosotros tenemos un gran responsabilidad para con los demás y que tenemos que comprender plenamente qué y cuál es el tipo de arquitectura que debe hacerse en nuestro país. Bangladesh es un país con una antigua historia, si nosotros los arquitectos nos olvidamos de esta historia perdemos la guía, la base, la norma.”
 
“Yo me emociono cada vez que voy a visitar el lugar en el cual surgirá una nueva construcción. Mientras camino de un lado a otro me sucede una cosa muy extraña: el lugar me habla de su historia, de su entorno, del paisaje, del clima, de todos los aspectos que influyen en éste. Yo me descubro escuchando el sitio y aprendiendo de él hasta enamorarme y así, comienza mi proyecto”.

viernes, 28 de junio de 2013

El nuevo Mary Rose Museum / Wlikinson Eyre Architects



El nuevo Mary Rose Museum ‘reflota’ el famoso navío estilo Tudor, un tesoro sumergido durante 437 años.
por Arantza Alvarez para Diario Design

Wilkinson Eyre Architects en colaboración con Pringle Brandon Perkins + Will son los autores de la arquitectura y el interiorismo respectivamente del Mary Rose Museum, en el histórico puerto de Portsmouth. El nuevo museo revela los secretos del famoso barco de la época tudor, que fue descubierto hace ya 30 años en las profundidades del Estrecho de Solent, donde permaneció sumergido 437 años.
Conoce más sobre la historia y el museo del Mary Rose en su web www.maryrose.org.
© Gareth Gardner
Wilkinson Eyre Architects y Pringle Brandon Perkins + Will han planteado el proyecto como si fuera el de un joyero destinado a albergar una gema preciosa. Diseñado desde dentro hacia fuera, el edificio del museo posee muchas referencias a la nave histórica. En su corazón se encuentra la sección de estribor del casco del Mary Rose, y junto a ella se ha creado una representación virtual del babor de dicho casco, que muestra a los visitantes cómo era el barco, y permite ver las piezas rescatadas -la mayor colección de objetos de estilo Tudor del mundo- en su contexto.
© Hufton+Crow

Consciente del gran valor del Mary Rose, los autores del proyecto arquitectónico han tratado en todo momento de que la construcción cumpliese la función de complementar y no de distraer. En este caso, el reto fue encontrar el lenguaje arquitectónico adecuado que contribuyese a articular la historia que se cuenta en la exhibición, añadiendo además un elemento de arquitectura contemporánea de calidad en el Portsmouth Historic Dockyard.
© Luke Hayes

La pura y contundente forma de toroide elíptico del edificio, es una réplica de la geometría del Mary Rose. La utilización de la madera hace referencia al casco histórico de la nave, y al innovador método carvel de construcción de navíos del siglo XVI.
© Gareth Gardner

Para integrar aún más la construcción en su contexto histórico, la madera se ha tintado de negro para reflejar la tradicional tecnología naval británica.
© Luke Hayes

© Luke Hayes

El nuevo museo se sitúa junto al famoso navío HMS Victory y a los edificios protegidos del Almirantazgo; el propio Dry Dock tiene categoría de monumento catalogado. La altura del edificio trata de ser respetuosa con las proporciones y la escala de los edificios circundantes. La cubierta de metal en forma de concha atiende a esta lógica y reduce el volumen del espacio interior, que tiene que ser controlado ambientalmente, siguiendo normas precisas que garantizan la conservación del casco.
© Luke Hayes
© Luke Hayes

Dos pabellones rectangulares, adosados a cada lado del edificio principal, alojan por un lado la entrada principal, la cafetería y la tienda, y por el otro el Centro de Aprendizaje. Lacomposición general resultante es la de una pieza de arquitectura contemporánea, sencilla y elegante con un aire de misterio que anima a los visitantes a entrar y a explorar.
© Hufton + Crow

El proyecto museístico y de interiorismo trata de congelar los segundos previos al hundimiento del barco el 19 de julio de 1545. Tras la minuciosa excavación arqueológica y el registro de cada hallazgo, se ha podido restituir la ubicación de todos sus objetos, armas y posesiones, cubierta por cubierta, creando una exposición a la altura de las piezas exhibidas.
© Hufton + Crow
© Hufton + Crow

The Mary Rose Trust
College Road
HM Naval Base
Portsmouth PO1 3LX
Hants, UK
www.maryrose.org
video



Publicado el 31 de mayo 2013


Un museo especialmente diseñado 35 millones de libras para el buque insignia de Enrique VIII, el Mary Rose, se ha abierto oficialmente en Portsmouth. El casco del siglo 16, una vez más en la exhibición en el museo histórico astillero - metros de donde el buque de guerra Tudor fue construida hace 500 años. A Sally Taylor ha estado tomando un vistazo a cómo los 500 años de viejo barco se ha puesto en el programa.